Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

jueves, 29 de mayo de 2014

Un pueblo que defendió a un árbol









La noche en que era agasajado por sus familiares y partidarios, el flamante alcalde de Andamarca declaró: "A partir de hoy comienza la etapa de modernización de nuestra querida ciudad". A la mañana siguiente los andamarquinos fueron tempranamente despertados por el ruido de una excavadora que comenzaba a labrar una zanja en la vereda que rodeaba a la Plaza Central del pueblo. A eso de las 9 de la mañana, el alcalde y sus concejales oficiaron una ceremonia y anunciaron que la plaza se renovaría totalmente. Como es usual, se procedió a la puesta de la primera piedra de la nueva plaza de Andamarca,

Terminada la ceremonia se vio a un grupo de operarios que se dirigía hacia el legendario y tradicional Pisonay que ocupaba el centro del parque. Estaban provistos de sierra a motor, machetes y sogas. Se disponían a talarlo. Los vecinos miraron la escena con pavor. Ese Pisonay era el báculo de San Isidro, el Santo patrón de Andamarca.

La noticia corrió por todo el pueblo, y una multitud comenzó a rodear la plaza. Unos vecinos penetraron en la iglesia y sacaron la imagen de San Isidro, la que fue colocada sobre al atrio para que sea testigo de lo que iba a ocurrir con su árbol. Las protestas frenaron la acción de los taladores. Una fría calma recorría el ambiente. Cerca del medio día hizo su aparición un comando del ejército el cual rodeó la plaza. Era el respaldo de seguridad que había solicitado la alcaldía.

Los taladores iniciaron su labor. Uno de ellos se trepó al Pisonay y encendió la moto sierra. La población emitió un murmullo de desaprobación. Una rama pesadamente cayó al suelo. Los vecinos no se contuvieron mas y a la carrera se dirigieron al Pisonay. Los soldados trataron de contenerlos pero se vieron rebalsados. La protesta era extrema. A piedrones hicieron descender al de la moto sierra y se formó una cadena humana que abrazó al árbol. Las circunstancias obligaron al alcalde a pronunciarse y dijo: La voluntad del pueblo se impone. No se removerá el árbol.

Por la tarde los andamarquinos danzaban alrededor del árbol. Le habían salvado la vida.

(FIN)

Nota: La foto es de la web  http://rickmohr.net

1 comentario: