Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

domingo, 18 de noviembre de 2012

MIERA


En el camino que lleva al sembrado de camotes el negro don Andrés supo que en los últimos días el caporal Basaldúa se había puesto a hablar feas cosas de él.

Mientras compraba plantas en el sembrado y llenaba de camotes los serones de su burro, le dijeron lo mismo. Entonces no aguantó más: trepó al burro de un salto y enderezó por un atajo hacia la casa del caporal. Pero ahí le dijeron que se había ido a vigilar unos riegos en la Punta de la Isla y que volvería una semana después.

Sin decir nada pero aguantándose, don Andrés regresó rápidamente a su casa, se bajó casi arrojándose del burro, lo dejó plantado con los serones cargados, se metió corriendo en la primera habitación y llamó a su hija mayor:

-¡Patora! -los labios se le habían hinchado y parecían pelotas.

Saliendo de la habitación contigua, Pastora se presentó alarmada.

-Patora, tú que sabe equirbí, hame una cadta pa mandásela hata la Punta e la Ila a ese caporá Basadúa, que nuetá acá y sia ido pallá depué quiabló mal de mi. Yo te vua decí qué vas a poné en er papé.

-Ya, tata, vua traé papé y lápice -dijo la hija. Se metió en los interiores de la casa y poco después regresó.

-Ponle ahí, Patora -dijo don Andrés-, que su boca esuna miera, que su diente esota miera, su palaibra un montón de miera... Miera esa mula que monta. Miera su epuela. Miera su rebenque. Miera el sombreiro con quianda. Miera esa cotumbe e miera diandá mirando trabajo ajeno... Léemela, Patora, a ve que fartra.

Cuando la hija acabó de leer, don Andrés tenía un gesto de duda como si ya no confiara del todo en sus propias palabras.

-Oye, Patora -dijo finalmente-. quítale un poco e miera a ese papé.



"Antonio Gálvez Ronceros... en la colección de relatos: Monólogo desde las tinieblas, recoge, con espontaneidad y fluidez sin precedentes, una versión llena de humor y, por momentos, agria de la vida de los campesinos negros chinchanos, quienes en su propio lenguaje, gracias a las anónimas intervenciones del autor llegan a insospechados niveles filosóficos". (Tomado de: Monólogo desde las tinieblas de Antonio Gálvez Ronceros (Chincha 1932). Edición agosto del 2001, ediciones Juan Gutemberg.

Saludos amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada