Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

lunes, 5 de noviembre de 2012

La Flor Mas Grande Del Mundo



¿Y si las historias para niños 
fueran lectura obligada para los adultos?

¿Seríamos realmente capaces de aprender 
lo que desde hace tanto tiempo, venimos enseñando? 
(José Saramago)



Hola amigos. En el post anterior, relatamos una historia contada por el escritor peruano José María Arguedas. Era una experiencia de cuando él era un niño de siete años. Hoy comparto con ustedes un cuento de José Saramago: "La flor mas grande del mundo", una historia para niños.

La casualidad o el destino, hace que la historia de Arguedas, tenga una trama muy similar a la de Saramago: salvar una planta.

Saramago confiesa que no sabe escribir historias para niños, ya que ellos gustan de relatos con palabras sencillas. Aquí el texto, hecho a mi entender, luego de visionar el video del cuento (el relato no pone nombre ni edad al niño, yo le asigné Santiago y siete años).




Santiago tiene siete años. Un día, descubre un pequeño escarabajo, lo coge y lo guarda en una cajita, ya que quiere enseñárselo a sus padres.

Muestra la caja al papá, pero este va muy ocupado. Intenta el niño hacerlo con la mamá, pero ella se encuentra atareada con un recetario. A nadie en casa parece importarle los descubrimientos que el realiza. Abre la cajita y el insecto sale volando. Al fondo de la casa hay un muro y por allí se va el escarabajo.

Santiago corre tras el. Hay una escalera apoyada en el muro, sube el niño, ve un mundo. Hay casas, luego un rio y finalmente un bosque. Santiago salta el muro, y va bajando hacia el río. Al llegar a la rivera, camina a lo largo de ella, hasta un puentecito. No se decide a cruzar. Finalmente lo hace y llega al bosque.

Era un bosque inmenso. Con muchos árboles, cantos de aves y numerosas mariposas. Santiago camina y camina, hasta que el bosque se termina, y llega a un lugar donde solo hay  tierra y cascajo. Allí divisa una montaña en forma de taza de esas en que nos sirven el desayuno, pero era una taza puesta de cabeza.

Asciende la montaña. Al llegar a la cima, se encuentra con una flor que está muy débil por falta de riego. El niño la mira, la acaricia y decide traerle agua.

Baja la montaña, atraviesa el bosque y llega al rio. Recoge agua en sus manos y regresa hasta la flor. Solo llegaron tres gotitas, las que fueron absorbidas por la tierra seca. Santiago repitió y repitió el recorrido, hasta que la flor tomó vida y creció como del tamaño de un árbol, ya se sentía el perfume que echaba al aire.

Santiago cansado por el esfuerzo, se quedó dormido al pie de la flor. Ésta, soltó un pétalo que a manera de cobertor abrigó al niño.

Los padres en casa, se dan cuenta que falta el hijo. La abuela mira la escalera en el muro y dice: "Por allí salió". Juntamente con los vecinos, se forma un grupo de búsqueda. Llegan al rio, cruzan el puente y se internan en el bosque. Caminan y hasta el lugar donde está la montaña en forma de taza. Suben a la cima y encuentran a la flor inmensa y a Santiago durmiendo a sus pies. El había salvado a la flor.




Saludos amigos. Espero sus comentarios.

Nota: La imagen de José Saramago, es del blog: Los cuentos de Apolonia.

1 comentario:

  1. hola carlitos. tuve el gusto de revisar tu interesante blog. me encanta

    espero tener la oportunidad de coincidir con alguna de tus presentaciones para volver a disfrutar de tus narraciones orales

    buena suerte, carlitos!

    ResponderEliminar