Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

viernes, 30 de noviembre de 2012

"El Minotauro", "Hansel y Gretel" y "El Pishtaco"




Hola amigos de Narracentro. Aquí después de algunos días. Hoy con una entrada que pretende ser de análisis comparativo de tres historias. Una es un mito, el otro es un cuento y finalmente una novela, más concretamente un capítulo de esa novela.

Con frecuencia me topo con historias, gestadas en tiempos diferentes y en ámbitos geográficos difernetes, pero que sin embargo tienen mucho símil en común. Aquí vamos.


El Minotauro

 Recordemos, al mítico ateniense de nombre Teseo, quien dio muerte al monstruoso Minotauro, quien residía en una laberíntica cueva en Creta y al que frecuentemente se le entregaban doncellas como ofrenda para que las devore. Las doncellas, provenían de los pueblos sojuzgados por el Rey Minos. Era como una especie de impuesto.

Bien, Teseo decide matar al Minotauro, acción que probablemente evaluó como que era capaz de hacerlo. El reto, era poder salir vivo de un laberíntico ambiente, donde había infinidad de cuevas, galerías y pasajes. Teseo recibe la ayuda de Ariadna, una bella doncella que se enamoró de él. Ariadna entregó a Teseo una madeja de larguísimo hilo. Cuando el ateniense, entró a la cueva, fue desenrollando el hilo. El ateniense, mató al minotauro y luego logró encontrar la salida siguiendo el camino que le permitía el hilo señalizador.


Hansel y Gretel

Dos hermanitos, hijos de un leñador muy pobre, quien no tiene como alimentarlos decide llevar a Hansel y Gretel, al bosque y abandonarlos allí. El niño tuvo la precaución de ir marcando el camino que hicieron desde su casa al bosque, tirando pequeñas piedrecillas. Después, solo fue necesario realizar el camino inverso gracias a las piedrecillas y arribar a casa. En una segunda oportunidad, el padre opta por llevarlos a una parte del bosque mucho más recóndita. En esta ocasión, no hubo oportunidad de proveerse de piedras. Hansel usó pan, el cual lo fue partiendo y depositando a lo largo del trayecto. Pero las aves comieron el pan y los hermanitos no pudieron hallar el camino de vuelta. Quedaron perdidos.


El Pishtaco

Hay una novela de Mario Vargas Llosa: Lituma en los Andes. La historia transcurre en un campamento minero de la sierra del Perú. El Pishtaco es un personaje mítico, muy temido, a quien se le señala como desollador de personas, para extraerles la grasa del cuerpo, la cual después será comercializada por él. Las víctimas de acuerdo al mito son los viajeros solitarios, o gente de muy escasos recursos.

En "Lituma en los Andes" de Mario Vargas Llosa. Hay un capítulo donde uno de los personajes, evoca el mito del Pishtaco, quien asolaba a la población. Hubo vecinos desaparecidos, los pobaldores responsabilizaban a Pishtaco. Además debía proveerse al Pishtaco de mujeres para que estén a su servicio en las labores domésticas. El Pishtaco, no vivía en el pueblo, sino en unas cuevas con recovecos y pasajes. Es decir, si alguien entraba a los dominios del facineroso, pues salir de allí, era poco menos que imposible.

Un día, se aparece en el pueblo un "Príncipe Valiente", "Un Liberador", quien comunicó se encargaría de dar muerte al Pishtaco. Del recién venido, se enamoró una de las muchachas de la comunidad, quien trató de convencer al héroe para que desistiera de su objetivo. No lo logró. Entonces optó por ayudarlo. Le cocinó la comida favorita del valiente: Chupe, acompañando la preparación con buena dotación de un ají verde que cura el estreñimiento de los más aguantados. El engulló el banquete, e ingresó a las cavernas donde vivía el malhechor. Ya en el interior, el ají verde, comenzó a ejercer su poder. El valiente, comenzó a defecar cada cierto tramo. Todo el ambiente estaba a oscuras. Había telas de araña y nidos de murciélagos. Finalmente el héroe halló al Pishtaco y le mató. Para salir del enmarañado recoveco, solo tenía que seguir la senda de olor de los efectos causados por el ají verde.


Hasta aquí llegué por hoy amigos lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada