Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

martes, 30 de septiembre de 2014

Títeres y cuentos en la feria del libro de Amazonas


Hola amigos, leed el siguiente mensaje:

Este sábado 4 de octubre función de Títeres a cargo de Tárbol Teatro de Títeres con la obra: "Juancha y Mariacha". También cuentacuentos con: "Cuentos de Aquí y de Allá", a cargo de Carlos Torres el Narrador. A las 3 de la tarde.


¿Dónde?

Campo Ferial Amazonas, de la Cámara Popular de Libreros. Esquina de Jr. Amazonas y Jr. Andahuaylas, junto al puente Balta, a una cuadra de la Av. Abancay.


¿Quién organiza?

Carlos Torres el narrador








Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es





lunes, 29 de septiembre de 2014

Castigo a la serpiente y al zorzal


1
Antes la serpiente y el zorzal
eran diferentes, no eran como
son ahora.

2
Al principio Dios Padre Eterno,
hizo a la serpiente con alas
para que pudiese volar por las
alturas.

3
También entonces Dios Padre
Eterno, hizo al zorzal para que
volase por el cielo con sus alas
fuertes.

4
La serpiente y el zorzal
engañaron a la mujer Eva.
Fueron como amigos donde
Eva y le dieron a comer una
manzana. Con mentiras le
hicieron comer la manzana a
Eva.

5
Dios Padre Eterno estaba
muy enojado. Llamó a la
serpiente y al zorzal y le dijo:
-¡Mentirosos! ¿Por qué 
han ido donde Eva con 
engaños? ¿Por qué le han 
dado a comer esa manzana.

6
Muy enojado estaba el Padre
Eterno y les dijo a la serpiente
y al zorzal:
-¡Ahora los voy a castigar!

7
Dios Padre Eterno entonces
cortó las alas a la culebra que
ya no pudo volar. Por eso la 
culebra anda arrastrándose
por el suelo.

8
Luego el zorzal le ató las patas
para que camine dando brincos y
sólo pueda hacer vuelos cortos.







Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es

martes, 23 de septiembre de 2014

El huevo de un gallo


1
Dicen que los gallos cuando
están viejos ponen un huevo
como si fueran gallinas. Ponen
un solo huevo, chiquito, medio
verde.

2
En tiempos antiguos las
personas hablaban que de ese
huevo de gallo nacía un sapo.

3
Así un joven tonto al oir estas
conversaciones, buscó el huevo
de un gallo viejo y lo enterró
en el ojo de un puquial

4
Después de enterrar ese huevo de
gallo, el joven tonto volvía mes a
mes a mirarlo y ver como estaba.

5
El primer mes fue a mirar el huevo
enterrado sin encontrar nada.
Al segundo mes volvió a ir y
encontró la tierra rajada.

6
Cuando fue al tercer mes, la 
tierra estaba abierta y encontró
a un sapo que lloraba como una 
persona.

7
El joven muy asustado se fue
corriendo a su casa, mientras
que detrás suyo el sapo saltaba
y lo perseguía: El sapo iba
diciendo:
-¡Tu eres mi padre y mi
madre! ¡Espérame papá, mamá!

8
El joven siguió corriendo.
Dicen que hasta ahora
corre con el sapo detrás
que lo quiere alcanzar.








Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es


lunes, 22 de septiembre de 2014

El origen


Cuenta una leyenda andina que los hombres los hombres cultivadores de la quinua dominaron durante muchos años a los pueblos de las tierras altas y, a fin de dejarlos morir lentamente, les fueron disminuyendo la ración de alimentos para ellos y sus hijos. Ya al borde de la muerte los pobres clamaron al cielo y Dios les entregó unas semillas carnosas y redondeadas, las cuales después de sembradas, se convirtieron en hermosas matas que tiñeron de morado las gélidas punas con sus flores.

Los dominadores no se opusieron al cultivo, con la mañosa esperanza de cosecharlo todo para ellos.

En efecto, cuando las plantas se amarillaron y los frutos parecieron maduros, los opresores segaron los campos y se llevaron todo lo que juzgaron era una óptima cosecha.

Desconsolados y moribundos de hambre. los vencidos otra vez pidieron clemencia al cielo y una voz les dijo desde las alturas: "Remuevan la tierra y saquen los frutos que allí los he escondido para burlar a los hombres malos y enaltecer a los buenos"

Y así fue, debajo del suelo estaban las hermosas papas, que fueron recogidas y guardadas en estricto secreto. Cada mañana los hombres de las punas añadieron a su dieta empobrecida una porción de papas y pronto se restablecieron, cobraron fuerzas y atacaron a los invasores que, viéndose vencidos, huyeron para no regresar jamás a perturbar la paz de las montañas.


Walter H. Wurst 
(Basado en un mito recopilado en las alturas de Andahuaylas, Apurimac, Perú).






Relato: Tomado de "La Papa Tesoro de los Andes, de la agricultura a la cultura." CIP, Año 2000, pag. 63. 

Imagen: Cuadro los comedores de papa de Vincent Van Gogh.


Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es

domingo, 21 de septiembre de 2014

Sarhua


1
Dicen que algunas abuelitas
llevan cuentos sobre las espaldas
como si fueran carguitas.

2
Nosotros les preguntábamos a
las abuelitas sobre las cosas que
sucedían en tiempos antiguos,
para que nos contaran esas
historias

3
Entonces las abuelitas nos
decían:-Voy a desatar mi carguita de
cuentos, entonces recordaré,
recién entonces les contaré

4
Pero eso de la carguita de cuentos
no era cierto. La verdad era que
las abuelitas recordaban todo lo
que habían aprendido y escuchado
cuando eran niñas. Porque nuestras abuelitas de chiquitas
también tenían su papá, su mamá
y sus abuelitas.

5
Esas abuelitas viejitas les
habían contado a nuestras
abuelitas los cuentos que
nosotros estamos escuchando.

6
Pero nosotros creíamos
que las abuelitas tenían
los cuentos amarraditos
escondidos en su mantas.








Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es

viernes, 19 de septiembre de 2014

Matrioska







Matrioska es uno de los relatos que más disfruto narrar. Me gusta observar las sensaciones de los escuchas. Su sorpresa, sus miradas, sus sonrisas. 
A medida que el cuento se va desarrollando va apareciendo una muñeca de menor tamaño, hasta que al final queda una de tamaño pequeñito, que ya no será niña, sino niño y el narrador le dice unas palabras, que son como el fin de la secuencia de la historia. Son los trucos que tienen los relatos para hallar una salida creativa a un: "¿y ahora cómo se sale de eso?" 
El final el relato dice: "...y Matrioska desapareció. Dicen algunos que le han visto en una tienda de antiguedades. Otros afirman que está en el estante de una biblioteca. Si ustedes se topan con ella, les sugiero que le den un abrazo, ya que ella tuvo el coraje de ser mamá".
      (FIN)


Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es

domingo, 14 de septiembre de 2014

Mingo


Mingo es el nombre de mi perro. Me lo regalaron hace poco más de un año. Me lo dio una señora que vende libros en Amazonas. Me dijo: "Está cruzado con labrador. Es un perro fino". Lo llevé a casa sobre la palma de mi mano. Me dije: es un perro chiquito. Resulta que creció un poco, y después siguió creciendo. No le veo labrador por ningún lado, pero eso me tiene sin cuidado. En su tarjeta de vacunas le ponen de raza: Mestizo. Yo le digo al veterinario: su raza es perro.

El juega conmigo. Nunca se llena cuando come, y cuando lo saco a pasear con su correa, tal parece que el me saca a mí. Yo se que el acostumbra a ladrar tres veces, y por eso lo presento como el perro matemático. En voz alta digo: Mingo raiz cuadrada de nueve, y Mingo da la respuesta acertada.

El no es peleador. He visto que cuando un perro le busca pelea, el lo mira y se da media vuelta. Es un perro con clase.

Hay un cuento de Graciela Cabal sobre un niño que tenía miedo y entonces adopta un perro callejero que termina comiéndose todos los miedos del niño. La frase final del cuento es: "El niño, ya no tiene miedo, ahora tiene perro". Yo puedo decir: Yo tengo Mingo.








(FIN)

Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es

sábado, 13 de septiembre de 2014

Amazonas


¿Hoy va haber títeres?
Sí.
¿Y cuentos?
Cuentos también.
(Una niña preguntándome un sábado en Amazonas)



Cada sábado a las 11 y 30 de la mañana se da inicio a la función de: “Cuentacuentos y Títeres” en la sala de lectura Mario Vargas Llosa de la Cámara Popular de Libreros, sita en la esquina de los jirones Andahuaylas y Amazonas. El público se va congregando desde las 11 de la mañana, especialmente los niños, es que ellos son puntuales.

Todo comenzó hace unos seis meses. La verdad, debería tener marcado el día inicial, pero no lo recuerdo. A veces la memoria se me enflaquece. 

La primera vez fue una función de Cuentacuentos en la que estuvimos tres narradores: Ángel, Maritta y yo. Una semana antes había yo conversado con la directiva de los libreros y aseguré que nosotros tendríamos continuidad con nuestro trabajo. Terminamos la narrada y pasamos una gorra: ocho soles.

Siguieron las semanas y los dos compañeros no pudieron continuar. Me quedé yo solo. Así que sábado a sábado iba presentándome con cuentos de aquí y de allá. La continua presentación me ha permitido mejorar mi técnica, amén de que se incrementó mi repertorio de cuentos. Lo anterior, debido a que algunos niños recitaban algunos cuentos conmigo. Se los sabían ya de memoria por el continuo narrar de los mismos en cada sesión sabatina.

El local es al aire libre, pero bajo techo. Cuenta con sillas y mesas. Hay un equipo amplificador (sin las ventajas del ecualizado) y parlante. No hay reproductores de sonido, tampoco micrófonos inalámbricos. Estoy viendo la manera de adquirir un reproductor con acceso para USB, y también un micro sin hilo. Tiempo al tiempo.

Quien me ayuda es el señor Tito, encargado de la Sala de Lectura. Es que la sala de lectura cuenta con libros. Muchos usuarios de la sala son lectores, pero otros aprovechan el usar las mesas como escritorio. Una tarde me puse a observar los títulos y había nada menos que una colección de la legendaria enciclopedia Espasa-Calpe, de esa que en uno de sus cuentos nos habla Jorge Luis Borges. O sea todo un tesoro de enciclopedia.

Yo a eso de las 11 voy llamando al público. Les digo: “En Amazonas, ustedes no encuentran al libro. El libro los encuentra a ustedes”, “Acérquense que en breves minutos se iniciará la velada de cuentos y de títeres”. “Sepan que el lugar donde estamos, antiguamente fue una sala de cine. Sí, uno de los primeros cinemas fue El Cinelandia y este dejó de funcionar hace cuarenta años. Aquí se presentaron en 1938, películas sobre Felipe Pinglo Alva”.

Se inicia la función. Cuento relatos a viva voz. Uso también un libro ilustrado. Experimenté también con la técnica de figuras hechas sobre cartulina y voy pasándolas como si fueran viñetas. En otra oportunidad, realicé un experimento físico: El principio de Arquímedes. Terminado el experimento, conté el relato del griego inventor y su palabra Eureka. Uso también para mis relatos una muñeca Matrioska. Ese relato siempre me lo celebran.

En una oportunidad invité a que el público participara también, relatando historias. Se levantó un niño, un joven y también una señorita. Esta última tenía una versión muy sui géneris del relato: ‘La Cucarachita Martina’. La cucarachita en esa versión cantaba: “Soy soltera y hago lo que quiero”

Últimamente la velada se acompaña con una función de títeres. Ya hemos llegado a tener unas 100 personas por función. A veces hay buenas gorras, pero otras no. Me he encontrado con monedas que no eran monedas, sino pilas tipo botón.

Hubieron días especiales, de celebración, de esos que marcan: Día del niño. Día de la Madre. Día de la patria, Día de la bandera etc.

No siempre ha sido fácil. Algunas veces la directiva acordaba otra actividad y nos quedábamos sin local. Había que mover la hora. Ya no era a las 11 y 30, sino a la 1 o a las 3 de la tarde. Recuerdo una narrada al mismo tiempo en que se transmitía el mundial y se disputaba la eliminatoria a penales. Alguien colocó un televisor cerca de la sala y se escuchaba la transmisión del partido. No obstante eso, siempre hubo público hábido de escuchar historias.

Espero poder continuar esta gestión que ha permitido un nuevo espacio. Contar es un derecho y ya es tiempo que lo ejerzamos a plenitud. El contar es la memoria de una nación, es el referente de lo que ocurrió. Es el poder aprender sobre otros pueblos. Es especular como será el futuro. Contar es hacer vivir al otro una historia y quizás hablando con atrevimiento, hasta la posibilidad de cambiarle la vida.






Carlos Torres

(Setiembre 2014)


Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864 o  escribir a: ctorres1000@yahoo.es