Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Embrión Humano

 
Imagen de: Twitter.com



¿Cuán profundo piensan ustedes que es el amor de una madre por sus hijos?

Todos tenemos una cosa en común: una vez fuimos embriones viviendo tranquilamente en el vientre de nuestra madre en un perfecto ambiente sin distracciones, hasta nuestro nacimiento. Pero para los científicos esa tranquila estancia dentro del vientre de nuestra madre ha sido uno de lo más fascinantes misterios en biología.

Esto puede sonar raro, pero vivir 9 meses dentro del cuerpo de la madre debería de ser teóricamente imposible. De hecho, en los libros de biología esto se denomina la "paradoja del embarazo", y esto porque las madres, como todos los humanos, están diseñados de forma natural para rechazar todo cuerpo extraño que entre el cuerpo: bacterias, virus, incluso trasplantes de órganos. Y esto es debido a un complejo pero elegante mecanismo de protección que todos tenemos, llamado: “sistema inmunológico".

Tu sistema inmunológico te conoce mejor que tu mejor amigo. De hecho te conoce mejor que nadie en el mundo. Conoce todas y cada una de las células de tu cuerpo. Se da cuenta cuando algo externo entra en tu cuerpo y te ataca.

Imagina tu sistema inmunológico como si fuera la policía. Donde unas células especiales actúan como la inteligencia militar recorriendo todo tu cuerpo buscando posibles intrusos, y si los encuentran envían un informe a otro departamento donde los soldados, llamados "células defensoras" destruyan a los invasores.

Piensen esto como un embrión en el cuerpo de una madre sólo somos un 50% como ella. El otro 50% pertenece a un extraño para el sistema inmune de tu madre. Digamos un "desconocido" aleatorio: nuestro padre. Así que ser un 50% como tu padre dentro del cuerpo de tu madre significa que tus posibilidades de sobrevivir al embarazo, deberían ser CERO, pero no es cierto, ya que todos estamos aquí.

Lo cran o no los científicos han estado luchando contra esta paradoja durante los últimos 50 años. Algunos pensaban: "a lo mejor el embrión tiene una forma de esconderse del sistema inmunológico". Otros decían: "La placenta actúa como una barrera física entre la madre y el bebe". A lo mejor no tenemos una respuesta completa.

Pero hace unos pocos años los científicos encontraron algo impresionante. El sistema inmunológico de la madre ve al bebé, la "inteligencia militar" identifica el embrión, e informa a las "células defensoras" del intruso. Pero las "células defensoras" en vez de destruir el embrión, ellas mismas se suicidan y mueren.

Hay una área especial en el vientre donde el bebé y la madre contactan y se saludan. La madre destruye las células de su sistema inmunológico por el bien de su bebé. Y esto lleva el amor de una madre por su hijo nivel molecular.

Hasta ese nivel de profundidad llega el amor de una madre por sus hijos.

(FIN)

Nota: Monólogo de la xhipriota Myrtani Pyeri, ganadora del Famelab 2011. Esta es una transcripción de su relato hablado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario