Soy Narrador. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

domingo, 30 de agosto de 2015

ROMA AL REVÉS es AMOR






Esta es la historia que cuenta por qué Roma se llama así. Según se dice, que, acá existió una bella joven, tan linda, que se enamoró de un joven bien parecido y agraciado; pero el chico era pobre y la chica muy rica, pues, su padre era uno de los gringos que vivían aquí en Roma. Es decir, esto pasó en los tiempos de los gringos. Pero ellos seguían nomás.

El papá de la joven no estaba de acuerdo que su hija se uniera a dicho joven, una porque era muy pobre y otra porque aborrecía al padre del muchacho y además ¿Cómo un chico del campamento se iba a enamorar de la señorita de la casa hacienda? Es por eso que era un amor imposible.
Su padre hizo lo siguiente para que ella no lo siguiera viendo,: encerró a su hija en su cuarto con llave y le dijo que tratara de olvidarlo.

La china se sintió muy sola. "Tu y yo mi gran amor" y nada más, decía. Un recuerdo lejano queda, quizá. "Soledad mía, arrinconarte en mi corazón. Recuerdos hermoso, sigue viviendo más allá, en mis sueños, anhelo despierto, late mi corazón y no estás. No me abandones ¿Vive! ¿Amor ingrato, dónde estás?, dicen que había escrito. Y sufría mucho y mucho porque no podía amar a su príncipe, por así decirlo.

Entonces, al ver que no podía realizar sus sueños, de verse casada con el hombre a quien amaba, de que no lo iban a dejar vivir su felicidá, de que era ya imposible todo ese cariño, decidió terminar con su vida y se mató.

De igual manera hizo el jovencito al ver que ya su amor era imposible. Ni podía verla ni nada, además no era aceptado por nadie, ni a nadies amaba ya él, por lo que decidió morir.

Por eso, y desde que pasó este acontecimiento, todos los lugareños sintieron mucha pena, mucho cariño y en memoria de ese gran amor, aquí en este pueblo, todos decidieron llamar a este tranquilo y hermoso lugar: ROMA, que al revés se lee: AMOR.

(FIN)

Quien narró esta historia dice que MEMORIA, es la potencia del alma mediante la cual se recuerda lo pasado.


(Contado por doña Teresa Argomeda de Palacios - 1948)
Tomado de: Tras las huellas de la memoria - tradición oral y cultura peruana.

Gonzalo Espino Relucé, compilador
Convenio INC - OEI
Año 1993

Roma, antiguamente Tulape es un centro poblado de la región de La Libertad.


Soy Narrador y Cuentacuentos. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

martes, 25 de agosto de 2015

Furuya No Mori


Había una vez, en una alejada cabaña, en un lejano lugar, un viejito y una viejita cuya única posesión era un caballo muy flaco. Una noche de lluvia, el lobo de la montaña se acercó a la casa con la intención de comerse al caballo. Se asomó silenciosamente por la ventana y oyó a los viejitos conversando con voz muy baja.

-Viejita, tú, ¿a qué le tienes más miedo?
-Mmm... sin duda, al lobo. Y tu, viejito, ¿a qué le tienes más miedo?, ¿tambén al lobo?
-¡Nooo!... ¿yo? ¿miedo al lobo? ¡qué le voy a temer al lobo! Mil veces más miedo me da Furaya no Mori. Ojalá no lo tengamos por aquí esta noche.

El lobo se sorprendió mucho al escuchar esto.

-Caramba, ése al que le tienen más miedo que a mí, el tal Furuya no Mori, ¿quién diablos será?

Plic, ploc, plic, ploc: finalmente la lluvia comenzó a filtrarse por el viejo techo.

-¡Ay, viejito! Lo que temías...
-¡Tenía que venir!... Esta noche no podremos dormir.

Al escuchar el alboroto de los dos viejitos, el lobo salió huyendo.

Justo en ese momento, apareció por allí un ladrón que había venido a robar el caballo. Al toparse con el lobo que salía corriendo, creyó que éste era el caballo y se le subió al lomo.

-¡Te atrapé! -dijo el ladrón.

El lobo se asustó aun más.

-¡Aaaahhh, me agarró Furuya no Mori!

Y corrió a más no poder. Tratando de sacárselo de encima, el lobo saltaba, brincaba y se retorcía.

-¡Qué buen caballo! Me gusta lo fuerte que es. Lo podré vender a muy buen precio. ¡No lo soltaré por nada! -Y el ladrón se agarró aun más fuerte l cuello del lobo.

-¡Me... me... ahogo! -El lobo estaba totalmente desesperado.

Finalmente amaneció y, con la luz de la mañana, el ladrón se dio cuenta del terrible error que había cometido.

-¿Qué? ¡No es un caballo! ¡E..e... es el lobo! ¡A...a...auxilio!

El ladrón se soltó justo cuando el lobo estaba dando un gran salto y, para su mala suerte, terminó cayendo en un profundo hoyo.

-¡Uff! ¡Me libré! ¡Qué suerte! Un poco más y me come -se dijo el lobo.

Al regresar al bosque contó su aterradora experiencia a los otros animales.

-Anoche me atrapó Furuya no Mori y no tienen idea del susto que me llevé. Ahora está inconsciente dentro de un hoyo. ¡Vamos todos a acabar con él!

Guiados por el lobo, los animales del bosque llegaron hasta el lugar, y se asomaron temerosos al oscuro hoyo; pero sólo escucharon el sonido del silencio.

Entonces el mono dejó caer su larga cola y, cautelosamente, tanteó dentro del hoyo.

Adentro, el ladrón, que hasta ese momento había estado inconsciente, volvía en sí. Al ver la cola del mono creyó que era una soga y saltó para agarrarse a ella.

-¡Ay!... Furaya no Mori me mordió la cola. ¡Ay, ay, ay! ¡Auxilio!

Mientras los animales jalaban al mono para salvarlo, el ladrón también jalaba con todas sus fuerzas para salir del hoyo. Con tanto forcejeo, finalmente la cola se rompió. El ladrón se quedó con una gran parte de la cola y todos los animales huyeron despavoridos llevándose el pobre mono.

Dicen que desde entonces el mono japonés tiene la cola corta y, por el gran esfuerzo que hizo aquella vez, la cara roja.





¡Y quién era Furuya no Mori?

Con esta expresión el viejito, en su graciosa habla particular, quería decir "furui ie no amamori", que en japonés significa "goteras del techo de una casa vieja". ¡Vaya confusión la del lobo!

(FIN)


Tomado de: Cuentos Tradicionales del Japón (Taller de Traducción Akebono). Mukashi mukashi, aru tokoro ni... Edición de la Asociación Peruano Japonesa, Año 1999.

Soy Narrador y Cuentacuentos. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

lunes, 24 de agosto de 2015

Origen del fuego







Hace mucho tiempo atrás, los antiguos pobladores no tenían candela. Cuenta la leyenda que el chamán mandó a una frágil picaflor para que trajera candela de la casa del pájaro carpintero.

Dispuesto a cumplir con el encargo, el picaflor fue de muy buena gana.

Durante la travesía, lo sorprendió una lluvia torrencial. El picaflor quedó totalmente mojado y con frío. Estaba tan decepcionado que lloró.

El pájaro carpintero, que estaba muy cerca de el, al escuchar su llanto, no pudo contener la risa,. Luego de un rato, recapacitó sobre su proceder, lo llamó y le dijo: "Hermano mío, ven a mi casa; si deseas algo, dímelo".

El picaflor se acercó a él, y este lo llevó a su casa. En ella se ´pusieron cerca del fuego para secar su plumaje.

Luego de un rato, el picaflor agarró un poco de fuego y se fue volando muy rápido.

Cuando el pájaro carpintero se percató que se estaba llevando el fuego, trató de impedírselo, pero le fue imposible, por la rapidez y habilidad del picaflor.

El picaflor puso el fuego en un gran árbol, que estaba totalmente seco, y lo encendió para que nunca se apague.

Desde ese día, los antiguos hombres han sacado fuego de allí.

(FIN)

Relato tomado de: Voces de nuestra tierra, editado por la Sociedad Nacional de Minería, Petroleo y Energía. Año 2006, página 22.




Soy Narrador y Cuentacuentos. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

miércoles, 19 de agosto de 2015

Dragones







Muy cerca de la ciudad de Tacna, en el distrito de Pachía junto al río Caplina está la localidad de Calientes, donde hay una piscina de aguas termales.

Llegado al lugar y con el cuerpo un poco entumecido por el frío citadino disfrutaba de la abrigadora Calientes. Luego de atravesar un puente colgante caminé por un sendero ascendiendo una pequeña colina. Ya en lo alto la vista de una preciosa campiña me nutrió el alma.

Sorteando algunos arbustos, vi dos dragones metálicos. Tenían las alas extendidas.Entonces me dije: ¡Era de verdad!

Sí. La leyenda que de niño escuché, era cierta. El relato dice que hace muchos años allá en el sur del Perú, vivían dos dragones cuya ferocidad causaba mucha tristeza y dolor entre los moradores de esa región. Los hombres buscaban la manera de poder acabar con los fieros voladores que escupían fuego a raudales. Les lanzaban piedras con sus hondas y también flechas o les preparaban alimento el cual tenía pócimas venenosas, pero todo fue en vano, los dragones seguían causando terribles desgracias. Ya nadie quería intentar el enfrentarles, los hechos habían mostrado que era totalmente inútil el hacerlo.

Y así pasaban los días, las semanas y los meses.

Una mañana unos niños que corrían en la plaza del pueblo, se pusieron a jugar a los dragones. Unos saltaban y abrían los brazos como dando aletazos, otros simulaban volar en círculos y abrían sus bocas como echando fuego. Ellos se imaginaban que los dragones lo que querían era jugar. Que los dragones buscaban amigos.

Inmediatamente partieron los niños a las afueras de la ciudad y estuvieron todo el día buscando a los dragones por entre las peñas y las quebradas. Ya casi al ocultarse el sol, hicieron su aparición. Los niños extendieron sus manos y hacían como que volaban. Los dragones les miraron y también se pusieron a hacer círculos en el aire. Se elevaban y luego en picada caían. Se veía que los dos animales disfrutaban el encuentro. No atacaron a los niños. Ya de noche cuando las estrellas flotaban sobre el campo, se despidieron.

Al día siguiente el juego continuó. Los dragones ya no atacaban a la población. Los niños habían dado con la cura para su ferocidad y esta era el hacerse amigos. Y así cada tarde se reunían para jugar. Un día los dragones no aparecieron a la cita. Simplemente se marcharon, pero dejaron un recuerdo. Cerca del lugar donde jugaban, nacía un puquial de cristalinas aguas. Los dos dragones soplaron con fuerza sobre las aguas, y el puqial comenzó a entregar agua caliente, agua termal y de mucho poder para curar enfermedades.

Esas aguas hasta hoy existen y el lugar se llama: Calientes. Pero saben, los dragones no se han ido, están allí entre la arboleda, sobre unos pedregales. Ellos están dormidos y un día despertarán para buscar amigos con quienes jugar.

Yo lo se, porque les vi.

Autor: Carlos el Narrador


Soy Narrador y Cuentacuentos. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

martes, 18 de agosto de 2015

Leyenda del águila imperial


A pocas leguas del pueblo de Oyotún, ya en el término de los ramales de la cordillera, en la planicie occidental del fecundo valle de Saña, existe un águila bicéfala, altanera y enrome, mirando al poniente. Es de gran altura y mayestático y colosal monumento antiquísimo de piedra. No se sabe si es obra de la naturaleza o de los primeros moradores de la comarca. Pero el precioso tesoro monumental de granito existe, y encierra una leyenda.

Poco antes de establecimiento del Imperio Incaico, antes también de que los soberanos peruanos ostentaran la mascaipacha o símbolo de autoridad real, y la borla, cuando aun se adoraban los ríos, las iguanas y los árboles, un águila enorme recorrió las costas del antiguo Perú, buscando donde reposar. Todos los volátiles, temerosos, se escondieron, el cielo no fue surcado por animal alguno, todos los nidos estaban ocupados y solo el águila bicéfala revoloteaba alrededor de los cerros y de las alturas, mirando constantemente el sol. Ya al caer de la tarde, mirando la luz del astro, se dirigió a él para buscarlo y seguirlo, quien creyendo que había llegado la noche eterna se posó sobre la parte más alta de un cerro, que desde entonces lleva el nombre de cerro del Águila.

Esta leyenda es símbolo de la muerte de antiguas devociones y creencias y del triunfo del mito solar y de su culto, al establecerse la dinastía de los Incas.






Saludos

Carlos el Narrador

Soy Narrador y Cuentacuentos. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es

miércoles, 12 de agosto de 2015

Rumpelstiltskin o Tribilitín


Este es un cuento de los hermanos Grimm. Pongo aquí una versión digamos resumida cuya fuente es Wikipedia. Mi interés es comentar sobre la historia relatada. Lo anterior motivado por que hay quienes afirman que los cuentos clásicos eran más lógicos.







Tratando de parecer más importante delante del rey, un pobre molinero le miente afirmando que su hija sabe hilar tan bien que puede convertir la paja en oro. Asombrado por tal proeza, el rey le dice que lleve a la chica al día siguiente al palacio, donde la introduce en una habitación llena de paja y le ordena convertirla en oro usando una rueca y un carrete. El rey le advierte que, de no lograrlo, morirá.

Mientras pasa el tiempo sin saber qué hacer, sola y desesperada, la mujer comienza a llorar, cuando de repente se aparece un duendecillo, quien le pregunta el motivo de su llanto. Enterándole de lo que sucede, el duende se ofrece a realizar el trabajo, a cambio de un premio. La hija del molinero le promete entonces su collar. De esa manera, el misterioso hombrecillo comienza a hilar la paja, que se convierte en oro, hasta transmutarla toda.

Al siguiente día, el rey se presenta nuevamente y, sorprendido ante aquel prodigio, su corazón se llena de codicia, por lo que lleva a la hija del molinero a una habitación aún más grande y con más paja, ordenándole que la hilara en una noche so pena de su vida. Una vez más, el hombrecillo aparece y a cambio de la sortija de la mujer, convierte la paja en oro.

Finalmente, al tercer día, el rey lleva a la mujer a una tercera habitación aún mayor que las anteriores, y le promete desposarse con ella a cambio de convertir la paja en oro. Por tercera vez, el duendecillo hace el cambio una vez que la hija del molinero le hace una promesa: entregarle a su primer hijo una vez sea reina.

Cumplido el cometido, el rey se casa con la joven, que se convierte en reina, y un año después, es madre, sin acordarse de su promesa. Entonces, el hombrecillo reaparece: viene a llevarse al niño. Llorando, la reina intenta convencerlo de lo contrario, y entonces el duende le da tres días para adivinar su nombre, a cambio de no llevárselo, seguro de que no lo logrará.

La reina envía mensajeros a todo el reino para averiguar el nombre, pero todo es en vano, hasta que al filo del tercer día, uno de ellos le informa haber observado una noche a un hombrecillo que bailaba alrededor de una hoguera, cantando una extraña canción, en la cual revela su verdadero nombre: Rumpelstiltskin.

Es así como, al escuchar de labios de la reina que ella conocía su verdadero nombre, Rumpelstiltskin se enfurece y patea el suelo tan fuerte, que se hunde hasta la mitad del cuerpo.
(FIN)

Ahora mis comentarios:

1) ¿Los cuentos clásicos son mejores que los de ahora? D

Hay quienes afirman que para cuentos los de antaño. Este relato lo leí hace mucho tiempo. Un molinero que jamás vio al rey, en la primera oportunidad que tiene de alternar con él, se manda tremendo discurso: "mi hija hace de la paja oro."

2) El rey encierra a la chica y le ordena convertir paja en oro. De no ocurrir esto, la matará. Ella llora y hace su aparición un enano saltarín de nombre Rumpelstiltskin y obra el milagro de la transmutación, y esto a cambio de una joya. 

Ocurre lo del encierro y lo de convertir la paja en oro por dos veces más, y el enano aparece siempre como salvador. 

Para el último acuerdo ya no hay joya y queda el compromiso de la chica: el entregar a su hijo al enano, para cuando ella sea reina.

3) Ella se casa con el rey, tienen un hijo y al año se aparece el enano y reclama el acuerdo. Ella se resiste a cumplir. Rumpelstiltskin le concede a la reina un plazo de tres días para que adivine su nombre, de averiguarlo, pues ya no se llevará al niño. 

En mi opinión en la historia el único personaje correcto es el enano. El juega en buena ley. 

Por otro lado, la chica accede a casarse nada menos con alguien que previamente la había amenazado de muerte, y además era un insaciable en el deseo por poseer oro.

Hasta aquí llego. Les invito a participar con sus comentarios.

Saludos

Carlos el Narrador

Soy Narrador y Cuentacuentos. Para funciones y presentaciones, contactarme al fono 996583864, o escribir a: ctorres1000@yahoo.es